martes, 16 de septiembre de 2014

Aprende Como Proteger Tu Cuenta De Gmail


Gmail

Un grupo de hackers rusos publicó una lista de alrededor de 5 millones de direcciones de correos electrónicos con sus respectivas contraseñas, que incluyeron en un foro de ciberseguridad. Las cuentas procedían principalmente de usuarios de Google y daban acceso a todos los servicios de la compañía como Gmail y Google+.

La filial de Google en Rusia anunció entonces que investigaría el asunto y recomendó a sus usuarios cambiar sus contraseñas. Pero el daño ya estaba hecho.

Existen varias páginas web destinadas a comprobar si los datos de una cuenta concreta han sido hackeados. Pero no todas son seguras. 

Según ha explicado a Teknautas el director de Comunicación y Laboratorio de Eset Josep Albors, un ejemplo de esto lo tenemos en Isleaked, que casualmente nació al día siguiente de que se produjera el robo masivo. 

Otras como Haveibeenpwned parecen más seguras. Sólo es necesario entrar al sitio de dicha herramienta y escribir nuestro email.

Al margen, existen consejos a tener en cuenta que, si bien no aseguran una protección al 100% de nuestro email, sí nos ayudarán a estar más seguros.

DOBLE FACTOR DE AUTENTICACIÓN

Es la medida de seguridad gratuita más importante que podemos llevar a cabo para proteger nuestro correo electrónico de Google.

Gmail cuenta con un servicio de doble factor de autenticación. Es decir, una doble contraseña. Si lo activamos, cuando iniciemos una sesión en nuestra cuenta el servicio nos enviará una contraseña al móvil. Una vez la tecleemos podremos entrar en nuestro correo. Antes no.

"Esto es engorroso pero dificulta mucho que vulneren nuestra cuenta porque necesitarán también habernos quitado el teléfono móvil", ha explicado a Teknautas Carlos García de la Barrera, jefe de Sistemas de la empresa española de desarrollo y soluciones móviles Lextrend.

"El doble factor de autenticación es un servicio que no solo ofrece el correo de Google sino también otros como Facebook, Twitter o Dropbox", ha añadido.

Como apuntamos, no es infalible pero complica bastante que puedan piratear nuestra cuenta ya que los hackers necesitan tener acceso a nuestro smartphone.

¿Demasiado complejo de hacer? "También lo es salir de casa, comprobar que está todo cerrado, bajar las persianas, echar la llave y poner la alarma. Es más cómodo dejar la puerta abierta, pero nadie lo hace", ha explicado el director de Educación de Eset, Fernando de la Cuadra.

CÓMO SABER QUIÉN SE CONECTA A TU CUENTA

Se recomienda también revisar la cuenta periódicamente para detectar posibles acciones desconocidas o sospechosas. Haciendo click en el enlace de detalles situado en la parte inferior de la página, se puede consultar las direcciones IP más recientes desde las que se ha accedido a nuestro correo y las ubicaciones a las que se asocian.

Si se detecta alguna actividad sospechosa en la cuenta hay que cambiar la contraseña inmediatamente. En la opción Información detallada situada junto a Última actividad de la cuenta (al final de todas las páginas de Gmail), se puede ver la actividad de la cuenta.

CAMBIAR LAS CONTRASEÑAS PERIÓDICAMENTE

Es conveniente cambiar la contraseña de nuestro correo electrónico una vez al mes. Como mucho cada dos. 

"Si te han robado la contraseña o las has incluido en un entorno peligroso como por ejemplo en un ordenador público, cambiándola periódicamente te aseguras que no se aprovechen de ella para llevar a cabo cualquier estafa o algo tan sencillo como mandarte spam", ha añadido Fernando de la Cuadra.

Para cambiar nuestro código tan solo hace falta hacer click en este enlace. Hay que recordar que las contraseñas tienen que ser medianamente complejas, mínimo ocho caracteres con mayúsculas, minúsculas y números. 

Esto conlleva una dificultad, que es recordarlo. Pero existen fórmulas y reglas mnemotécnicas. "Por ejemplo, si una canción te gusta mucho puedes poner la primera letra de cada palabra del título alternando mayúsculas y minúsculas", ha concluido el director de Educación de Eset.

La clave está en conseguir una contraseña difícil de adivinar y fácil de recordar.

SENTIDO COMÚN, LA MEJOR HERRAMIENTA

Puede parecer que el correo electrónico no es un servicio tan importante, pero lo cierto es que permite acceso a mucha de nuestra información. 

Solo hay que pensar en la cantidad de usuarios que tienen vinculados sus teléfonos iOS o Android al servicio de Google, junto con sus fotografías y contactos. O los servicios como Google+ o el Calendario.

Para cambiar nuestro código tan solo hace falta hacer click en este enlace. Hay que recordar que las contraseñas tienen que ser medianamente complejas: mínimo ocho caracteres con mayúsculas, minúsculas y números. 

Esto conlleva una dificultad, que es recordarlo. Pero existen fórmulas y reglas mnemotécnicas. "Por ejemplo, si una canción te gusta mucho puedes poner la primera letra de cada palabra del título alternando mayúsculas y minúsculas", ha concluido el director de Educación de Eset.

La clave está en conseguir una contraseña difícil de adivinar y fácil de recordar.

SENTIDO COMÚN, LA MEJOR HERRAMIENTA

Puede parecer que el correo electrónico no es un servicio tan importante, pero lo cierto es que permite acceso a mucha de nuestra información. Solo hay que pensar en la cantidad de usuarios que tienen vinculados sus teléfonos iOS o Android al servicio de Google, junto con sus fotografías y contactos. O los servicios como Google+ o el Calendario.

Los hábitos en seguridad son tan importantes como las distintas herramientas para combatir el cibercrimen. Entre las buenas conductas se encuentra cerrar las sesiones una vez se haya terminado, tener un antivirus o no entrar en enlaces sospechosos o descargas de archivos como fotografías de desconocidos.

Ejemplos de esto último son el típicoun grupo de hackers rusos publicó una lista de alrededor de 5 millones de direcciones de correos electrónicos con sus respectivas contraseñas, que incluyeron en un foro de ciberseguridad. Las cuentas procedían principalmente de usuarios de Google y daban acceso a todos los servicios de la compañía como Gmail y Google+.

La filial de Google en Rusia anunció entonces que investigaría el asunto y recomendó a sus usuarios cambiar sus contraseñas. Pero el daño ya estaba hecho.

Existen varias páginas web destinadas a comprobar si los datos de una cuenta concreta han sido hackeados. Pero no todas son seguras. Según ha explicado a Teknautas el director de Comunicación y Laboratorio de Eset Josep Albors, un ejemplo de esto lo tenemos en Isleaked, que casualmente nació al día siguiente de que se produjera el robo masivo. 

Otras como Haveibeenpwned parecen más seguras. Sólo es necesario entrar al sitio de dicha herramienta y escribir nuestro email.
Al margen, existen consejos a tener en cuenta que, si bien no aseguran una protección al 100% de nuestro email, sí nos ayudarán a estar más seguros.

CÓMO SABER QUIÉN SE CONECTA A TU CUENTA

Se recomienda también revisar la cuenta periódicamente para detectar posibles acciones desconocidas o sospechosas. 

Haciendo click en el enlace de detalles situado en la parte inferior de la página, se puede consultar las direcciones IP más recientes desde las que se ha accedido a nuestro correo y las ubicaciones a las que se asocian.

Si se detecta alguna actividad sospechosa en la cuenta hay que cambiar la contraseña inmediatamente. En la opción Información detallada situada junto a Última actividad de la cuenta (al final de todas las páginas de Gmail), se puede ver la actividad de la cuenta.

CAMBIAR LAS CONTRASEÑAS PERIÓDICAMENTE

Es conveniente cambiar la contraseña de nuestro correo electrónico una vez al mes. Como mucho cada dos. 

"Si te han robado la contraseña o las has incluido en un entorno peligroso como por ejemplo en un ordenador público, cambiándola periódicamente te aseguras que no se aprovechen de ella para llevar a cabo cualquier estafa o algo tan sencillo como mandarte spam", ha añadido Fernando de la Cuadra.

Para cambiar nuestro código tan solo hace falta hacer click en este enlace. Hay que recordar que las contraseñas tienen que ser medianamente complejas: mínimo ocho caracteres con mayúsculas, minúsculas y números. 

Esto conlleva una dificultad, que es recordarlo. Pero existen fórmulas y reglas mnemotécnicas. "Por ejemplo, si una canción te gusta mucho puedes poner la primera letra de cada palabra del título alternando mayúsculas y minúsculas", ha concluido el director de Educación de Eset.

La clave está en conseguir una contraseña difícil de adivinar y fácil de recordar.

SENTIDO COMÚN, LA MEJOR HERRAMIENTA

Puede parecer que el correo electrónico no es un servicio tan importante, pero lo cierto es que permite acceso a mucha de nuestra información. Solo hay que pensar en la cantidad de usuarios que tienen vinculados sus teléfonos iOS o Android al servicio de Google, junto con sus fotografías y contactos. O los servicios como Google+ o el Calendario.

Los hábitos en seguridad son tan importantes como las distintas herramientas para combatir el cibercrimen. Entre las buenas conductas se encuentra cerrar las sesiones una vez se haya terminado, tener un antivirus o no entrar en enlaces sospechosos o descargas de archivos como fotografías de desconocidos.

Ejemplos de esto último son el típico email de un perro que busca dueño o el enlace en el que hay que entrar para averiguar si nos han hackeado nuestra cuenta de Facebook.

"Internet es como la vida real y tiene los mismos peligros. Lo que sucede es que la gente aún no se ha dado cuenta de esto", ha explicado Josep Albors. 

"Ya es hora de que empecemos a considerar debidamente nuestro correo y solo lo proporcionemos en sitios de confianza, utilizando una cuenta secundaria para aquellos servicios en los que no confiemos o que no consideremos importantes".