martes, 12 de agosto de 2014

Xiaomi La Marca Del iPhone Chino Espia A Sus Usuarios


Xiaomi

La polémica está servida.

Al igual que ocurrió con otras compañías chinas en el pasado, ahora Xiaomi se ve obligada a dar explicaciones sobre una función que se ha detectado en el Redmi Note, bajo la cual, fotos, SMS y otros datos privados de los usuarios se estarían compartiendo con el CNNIC.

Hugo Barra, por su parte, negó anoche la mayor públicamente, explicando la versión de la empresa.

El de la privacidad es un asunto que levanta ampollas hoy en día. Sobre las tecnologías digitales planean sospechas, de forma recurrente, acerca de la gestión que se lleva a cabo de los datos privados que los usuarios ceden como contrapartida a un servicio concreto.

Muchas veces hacemos la concesión de manera más o menos consciente (uno puede conocer a qué lugares del terminal o la tablet accede una aplicación, aunque casi nadie se molesta en leer los términos), el problema es cuando las puertas traseras derivan nuestra información de manera perversa y silenciosa.

Xiaomi, En El Punto De Mira

Como decimos, se ha desatado cierto revuelo después de que varios usuarios descubrieran un envío sistemático de datos a un organismo encargado de Internet perteneciente al Ministerio de Industria de la Información de China.

Dicho envío, según comenta El Chapuzas Informático continuaba llevándose a cabo independientemente de que el firmware original fuera sustituido por otro.

Obviamente, el descubrimiento ha despertado las susceptibilidades de los usuarios, que acusan a Xiaomi de colaborar con el gobierno de China recabando datos privados, tales como fotos, vídeos, mensajes, historiales, etc

Hugo Barra defiende A Su Firma

El ex-vicepresidente de Google es, sin duda, la figura más relevante de Xiaomi a nivel internacional y, como tal, le ha tocado dar las explicaciones pertinentes sobre el asunto.

Según Barra, el terminal conecta con los servidores públicos de la compañía para actualizar mensajes predefinidos, poemas, chistes, felicitaciones, etc.

Y esto es algo que ocurre exclusivamente en variantes para China del terminal, no en los modelos europeos ni norteamericanos.

Creer una versión u otra ya depende de cada cual, aunque da la impresión de que a los fabricantes del coloso asiático se les mira con lupa y siempre con mayor recelo que a los demás, a veces de forma algo justificada.

Fuente : Blog / Tabletzona