lunes, 25 de agosto de 2014

¿El Procesador En Realidad Hace Que El Smartphone Sea Mejor?


Exynos

Hasta a nosotros (esos que nos dedicamos a encadenar palabras sobre teléfonos inteligentes), que se supone que leemos y leemos y volvemos a leer sobre una gran cantidad de smartphones, se nos hace difícil a veces bajar a la Tierra para darnos cuenta de que un gran procesador no hace que un smartphone se convierta en el mejor. Y precisamente de eso es de lo que vamos a hablar.

El Procesador

Se podría decir que el procesador es el componente más importante de un smartphone.

Es el que tiene una tarea más imprescindible, pues computa los datos necesarios para que nuestro smartphone opere.

Es lo que hace que funcione, algo así como el cerebro de un teléfono.

El microprocesador es la base de toda la informática, y es por eso que el papel del procesador es vital en un smartphone.

Ahora bien, muchas veces cuando hablamos de los teléfonos inteligentes de alto nivel, siempre destacamos que cuenta con el procesador más actual, y lo cierto es que, aunque hay parte de verdad en que un procesador de mayor calidad hace que un smartphone sea mejor, también es una gran mentira que el mejor smartphone tenga que contar con el mejor procesador.

La Verdad

Ningún teléfono inteligente con un procesador de doble núcleo hoy en día va a ser mejor que el smartphone que cuenta con el último procesador de cuatro núcleos presentado, esa es la verdad. 

Si ves un smartphone con un procesador de última generación, sabes que ese smartphone es de buena calidad. Eso es una verdad muy grande. 

Es obvio que un procesador de mayor nivel también implica una mayor capacidad de operación del smartphone y una mayor potencia. 

Es como un cerebro que piensa más rápido y que piensa mejor. 

Rara vez encontraremos un smartphone de gama básica con un procesador de alto nivel. Y gracias a eso llegamos a la conclusión de que la inmensa mayoría de los teléfonos inteligentes que cuentan con un gran procesador, son buenos smartphones.

La Mentira

La competencia en el mercado de los smartphones ha llevado a que las compañías traten de instalar los mejores componentes en los smartphones, para tratar de afirmar que un smartphone es mejor que otro. 

Supongamos que el Samsung Galaxy S5 cuenta con un procesador peor que el LG G3. Muchos llegarían a la conclusión de que el primero es peor que el segundo, sin siquiera haber probado ninguno de los dos.

Y no tiene por qué ser necesariamente así. Sin embargo, las compañías siguen lanzando smartphones con los mejores componentes, y hay que decir que, en la mayoría de las ocasiones, es un gasto que da mucha pena, porque es un gasto inútil. 

Es como poner ochocientas columnas a un edificio que podría mantenerse con docientas. Las seicientas columnas restantes tienen un coste, que al final lo pagan los usuarios, bien con dinero, o bien con un smartphone en el que se ha prescindido de otros componentes.

Ejemplos

Vamos a poner el ejemplo de un único smartphone del mercado, uno de los más destacables, el Motorola Moto X. 

Este teléfono inteligente sigue siendo el actual buque insignia de la compañía adquirida por Lenovo. Y aunque es de una gama superior al Motorola Moto G, cuenta con un procesador operativo de doble núcleo, frente al procesador de cuatro núcleos del Motorola Moto G. 

El procesador del Motorola Moto X es un Qualcomm Snapdragon S4 Pro de doble núcleo, peor que el Qualcomm Snapdragon S4 Pro de cuatro núcleos del Nexus 4, a priori. Sí, es cierto, si ponemos los dos procesadores frente a frente, el del Moto X será peor que el del Nexus 4. 

Y lo decimos el día de hoy, que Qualcomm ha lanzado ya unos cuantos procesadores nuevos, tales como el Snapdragon 600, el Snapdragon 800, el Snapdragon 801, y el Snapdragon 805. 

Pero, ¿significa eso que el Motorola Moto X es un smartphone de gama media? Muchos de los compradores de este teléfono inteligente afirman que es el mejor smartphone que han tenido nunca, a pesar de que su precio es costoso para ser un smartphone que no llega a competir con los buques insignia.

La Clave Es El Rendimiento

Al final, todo es una cuestión del rendimiento del smartphone. De poco vale que cuente con el mejor procesador del mercado, si lleva la ROM peor optimizada. Y no nos olvidemos, el uso de un smartphone diario no tiene nada que ver con un benchmark. 

Los teléfonos de hoy en día incluso vienen optimizados para conseguir las mayores puntuaciones en benchmarks, a pesar de que luego sean capaces de funcionar más lentos en tareas convencionales que algunos terminales de gama básica.

¿Y Esto Para Qué Sirve?

Lo que aprendemos es que uno nunca debe analizar un smartphone por el procesador con el que cuenta. 

Dentro de un nivel aceptable, que siempre suele ser el de los procesadores Qualcomm de nueva generación, tenemos que guiarnos por otras características, tales como la ROM que lleva el teléfono inteligente, la calidad de la pantalla, la cámara, el rendimiento del mismo… A veces, la única manera de determinar el nivel de un smartphone es por medio de los vídeos online y de las opiniones de los expertos y de otros usuarios, pues solo ellos pueden decir si el teléfono inteligente de verdad funciona bien o no.

¿Qué evitar en el mundo de los procesadores?

Ningún procesador es malo, pero sí son diferentes. Si buscamos el mejor smartphone, no podemos comprar uno con procesador MediaTek, porque por muy buenos que sean, estos no pasan de ser considerados procesadores propios de la gama media alta. 

Actualmente, tan solo Qualcomm domina el mercado de gama alta, y con los procesadores Snapdragon 800 en adelante, pues los de inferior calidad tampoco son de gama alta. 

Los procesadores Exynos de Samsung, los de ocho núcleos, también son de gama alta, y son confiables. 

En un nivel ligeramente inferior están los de Huawei. Eso sí, si compramos un Huawei, su precio será inferior al de los rivales, por lo que sigue siendo un precio equilibrado y justo.

Evitemos, eso sí, aquellos móviles en los que para promocionarlos se utilizan datos como “Procesador de ocho núcleos”, o “Procesador de 2,2 GHz”, y no se especifica el modelo del procesador. Y prestemos mucha atención a los smartphones que cuentan con el mejor procesador del mercado, porque es muy posible que dicho procesador no se esté aprovechado al máximo. 

Mejor podría ser un chip de menor nivel, aprovechado al máximo, que uno de nivel superior sacandole provecho a medias.