lunes, 9 de junio de 2014

Pantallas, GPS E Internet, Al Servicio Del Cibercriminal







Pantallas que se activan en la distancia para espionaje sin levantar sospechas, telecontrol de la ubicación del usuario desde el GPS del móvil y consejos prácticos en la red a precios a veces irrisorios para ayudar a delinquir son herramientas al alcance de los cibercriminales en la nueva era de internet.

Así lo ha explicado a Efefuturo el director de seguridad de Cisco en España, Román Vargas, con motivo del reciente evento anual celebrado por esta empresa en San Francisco, para informar de sus últimas novedades en seguridad informática.

Cada vez es más común en un perfil con habilidades técnicas y ganas de lucrarse ilícitamente con la venta de sus conocimientos la estrategia de recurrir a espacios tan abiertos como Google o Yahoo para enseñar al público cómo atacar a terceros, y muchas veces a precios irrisorios.

Por ejemplo, en la red se encuentran recursos didácticos sobre cómo teleactivar cámaras de dispositivos móviles de forma silenciosa (sin activar luces ni sonidos) o cómo vigilar en la distancia la posición de un usuario a partir de sistemas GPS en sus móviles y extraer datos de lugares en donde han estado.

El directivo de Cisco ha advertido de lo fácil que resulta en internet acceder a portales con información dirigida a gente sin conocimientos técnicos que quiera cometer delitos.

Asimismo, proliferan las aplicaciones móviles fácilmente descargables que enseñan a cometer crímenes.

El previsible auge del “internet de las cosas”, un fenómeno por el que todo estará conectado, promete grandes ventajas para el ciudadano pero también peligros para su seguridad, dado el vertiginoso aumento de objetos con el que se tendrá acceso a internet, ha advertido.

Actualmente los ataques informáticos son mucho más sofisticados que hace unos años, porque para sus autores encuentran en estas prácticas un negocio muy lucrativo.

Antiguamente los “hackers” o piratas informáticos solían buscar especialmente reconocimiento con sus fechorías y no tanto enriquecerse ilícitamente como ocurre actualmente, con unos atacantes que son auténticos cibercriminales.

También el panorama de consumo de datos es muy distinto ahora al de hace unos años, tras dispararse la presencia de los teléfonos móviles y tabletas electrónicas con conexión a internet, desde donde se puede hacer de todo: leer correos electrónicos, compartir fotos en redes sociales, escuchar música, ver vídeo y televisión.

Ante este panorama, la seguridad informática pasa por combinar sistemas tradicionales como los antivirus y otras barreras informáticas con la computación en “la nube”, desde donde se puede compartir a nivel global todo tipo de información sobre ataques, alertas y amenazas, y evitar así que a salten a otras zonas geográficas.

Para el directivo de Cisco, también “la nube” parece la opción de seguridad más lógica en el caso de los llamados dispositivos “ponibles”, tipo pulseras, relojes y brazaletes “inteligentes”.

Sus pequeñas dimensiones exigen soluciones de seguridad fuera del ámbito del “hardware” para evitar así que se ralentice excesivamente su funcionamiento o se agote rápido la batería.

Según Vargas, las barreras o muros de protección tradicionales para garantizar la seguridad informática han demostrado que por sí solos “no son infalibles”.

Ha dicho que “tienen fallos”, como lo demuestran los numerosos casos que salen diariamente a la luz de empresas víctimas de ataques.

En su opinión, lo recomendable en seguridad pasa por complementar esos sistemas con otros más sofisticados, a modo de “ojos” para detectar vulnerabilidades y seguir la pista a posibles daños, pero dejando fluir en todo momento la información, en lugar de bloquearla.

El análisis de la información permite establecer patrones en el “modus operandi” de los ataques, y la toma de decisiones futuras más acertadas en temas de seguridad.

Las soluciones deben permitir la interconexión global, con estándares abiertos en lugar de cerrados, como hasta ahora.EFE

Fuente