martes, 3 de junio de 2014

Empresas, cada vez más vulnerables al robo de información




La proliferación de smartphones y tablets como uso laboral aumentaron los riesgos de que una firma sufra un delito cibernético. De hecho, menos del 40% de las empresas argentinas invierte en planes para evitar el robo de información. Empleados y ex empleados, los mayores responsables




El avance de la tecnología, la penetración de dispositivos móviles como tablets, netbooks y smpartphones en las empresas, y el desarrollo del “cloud computing” incrementaron notoriamente los riesgos en la seguridad empresaria. Es decir, elevaron las chances de que una compañía sea víctima de algún delito informático. A este riesgo también contribuye que las empresas estén cada vez más interconectadas e integradas, y que empleen la tecnología para compartir datos con clientes, proveedores, socios y empleados. De hecho, el año pasado, los incidentes aumentaron 25% en el país. Y para este año el escenario no parece mejorar. Así lo asegura un informe de la consultora PwC en el cual se asegura que menos de la mitad de las empresas argentinas invierte en planes para evitar ataques informáticos. “El 44% de los ejecutivos considera que su organización tiene una estrategia eficaz y es proactiva en la ejecución de un plan de seguridad de la información”, sostiene el trabajo. “Los riesgos han aumentado y evolucionado, pero las estrategias para afrontarlos no les han seguido el ritmo” agrega a modo de crítica a las estrategias empresarias.
En cuanto a los responsables de los ataques, la encuesta identifica a empleados actuales (31%) y ex empleados (27%). Y entre los factores de riesgo externos, el 37% de los ejecutivos los atribuye a hackers, representando un aumento del 27% respecto del año anterior. Y otro 19% acusa a la competencia.
En 2013, el 24% de los ejecutivos había sufrido pérdidas de datos por incidentes de seguridad, lo que representa un aumento de 16% respecto de 2012. Los registros de los empleados (35%) y de los clientes (31%) fueron los datos más vulnerados. Por su parte, el promedio de pérdidas financieras asociadas a estos sucesos aumentó un 18% en el último año y se ha incrementado un 51% desde 2011. “La seguridad informática se ha convertido en una disciplina que exige tecnologías innovadoras, procesos y habilidades basadas en técnicas de contrainteligencia, y el apoyo de los altos cargos”, recomienda el informe Encuesta Global de Seguridad de la Información realizada entre 9.600 ejecutivos de 115 países, incluyendo Argentina.
Para los autores del trabajo, el escenario actual exige que las organizaciones identifiquen y den prioridad a la protección de los activos más críticos. En este sentido, el 29% de los argentinos aseguró que buscará implementar un programa para identificar dichos activos y el 17% se focalizará en el uso de herramientas para gestionarlos. Otro 20% aplicará normas de seguridad para los socios externos, proveedores, vendedores y clientes. “La seguridad de la información está en un momento incierto. Hay un renovado compromiso de invertir junto a cierta incertidumbre sobre la forma de mejorar las prácticas existentes. Si bien la mayoría coincide en que debe haber mayor colaboración entre las partes para que puedan tomarse nuevas y mejores medidas, hay poco consenso sobre el modo de hacerlo”, finaliza el documento a modo de conclusión.

Fuente