domingo, 21 de abril de 2013

Policía y Guardia Civil investigaron 2.300 delitos informáticos en 2012 en Andalucía



Crespo destaca la «buena labor» de prevención que realizan los cuerpos de seguridad con los adolescentes ante los peligros de Internet.

Los delitos tecnológicos cada vez están más presentes en la sociedad. La evolución de las nuevas tecnologías han traído nuevas formas de delinquir. Durante el pasado año, las unidades especializadas de la Policía Nacional y de la Guardia Civil investigaron un total de 2.300 delitos informáticos en Andalucía. Así lo destacó ayer la delegada del Gobierno en Andalucía, Carmen Crespo, durante la clausura las I Jornadas de Criminalidad Informática celebradas en Almería. 

Durante el encuentro, al que asistieron abogados y agentes de los distintos cuerpos de seguridad del Estado, Crespo destacó que «las nuevas tecnologías han cambiando radicalmente los modus operandi de los delincuentes en relación especialmente a materias como la pornografía infantil, la pedofilia, los delitos bancarios o la falsedad documental». En sentido, Crespo destacó los peligros a los que los menores se enfrentan actualmente navegando por la red. Actos delictivos como el «ciberacoso, grooming o ciberbullying». 

Estos nuevos delitos, añadió la delegada, requieren «la respuesta eficaz del conjunto de la sociedad y una creciente especialización de los investigadores», ha detallado la delegada, quien ha subrayado la «importantísima labor» que realizan tanto la Guardia Civil como la Policía Nacional en la tarea de «hacer frente a los retos y nuevas problemáticas de esta sociedad del siglo XXI». La máxima responsable del Gobierno en la región destacó las unidades específicas tanto en la Guardia Civil como en el Cuerpo Nacional de Policía están dotadas de agentes «altamente cualificados que cuentan con los medios adecuados para luchar contra la delincuencia cibernética con resultados más que satisfactorios en los últimos años». 

Especialidades 
 
En este sentido, recordó que el Cuerpo Nacional de Policía cuenta a nivel nacional con una Unidad de Investigación Tecnológica de la que dependen la Brigada Central de Investigación Tecnológica y la Brigada Central de Seguridad Informática. La primera de ellas es la unidad policial creada para responder a estos nuevos delitos y dedicada a obtener pruebas, perseguir a los delincuentes y poner a unas y a otros a disposición judicial. 

Por su parte, la Guardia Civil creó en 1996 el Grupo de Delitos Informáticos, que pasó a denominarse Departamento de Delitos de Alta Tecnología asumiendo como nueva competencia el fraude en el sector de las Telecomunicaciones hasta llegar al actual Grupo de Delitos Telemáticos. Crespo finalizó destacando la labor de estos grupos en materia de «prevención», y para ello mencionó el Plan Director de Convivencia Escolar que coordina la Delegación del Gobierno y desarrollan las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado en centros escolares andaluces dedica el 40 por ciento de sus charlas a alertar a los menores sobre los riesgos de las redes sociales.