viernes, 19 de abril de 2013

China y Estados Unidos bajan el tono a su ‘guerra virtual’




En los últimos días se ha logrado reducir la tensión que había entre las dos potencias que parecían estar en una carrera de espionaje en Internet que ya había preocupado al mundo entero.

Estados Unidos y China no han tenido simplemente diferencias diplomáticas o han sido motivo de pequeños rumores en lo que tiene que ver con mutuas acusaciones de espionaje a través de la Red. 

En realidad, lo que han tenido estas dos potencias son muy serias acusaciones a este respecto. En realidad las mutuas acusaciones que se han hecho han llegado a la órbita de los mismos gobiernos y en algunos casos se ha pensado en que pudieran afectar las relaciones entre los dos países.

Algunos antecedentes

No hace mucho, en la primera semana de marzo pasado, algunos medios llegaron hasta a expresar sus dudas de si había comenzado una especie de segunda guerra fría, que tenía como campo esta vez la Internet, debido a que los señalamientos entre China y Estados Unidos habían subido demasiado el tono.

¿Señalamientos de qué? Nada menos que de espionaje y al más alto nivel. Entre los dos implicados el asunto era este, pero para el resto del mundo alcanzaron a llegar oleadas de temor por sentir que la seguridad informática iba a ser la primera víctima de un posible escalamiento en el enfrentamiento cibernético de los líderes de oriente y occidente.

Lo que se tenía hace solo un mes no era poca cosa: Estados Unidos  acusaba a las autoridades chinas de atacar por la vía virtual a compañías y empresas estadounidenses de la importancia de Google y Yahoo!

Entre tanto, los chinos desde su Ministerio de Defensa, declaraban que los Estados Unidos eran los principales responsables de ataques cibernéticos a su país durante todo el año pasado.

Las cosas no pararon ahí pues una compañía de investigación estadounidense dijo en febrero de este año que una unidad del ejército chino robó enormes cantidades de datos, la mayoría de compañías estadounidenses.

China calificó este informe de “infundado”, alegando que la página web de su ministerio de Defensa a menudo era objeto de ataques llevados a cabo por piratas informáticos procedentes de Estados Unidos.

La Cámara estadounidense de Comercio en China dijo a finales de marzo que más de un cuarto de sus miembros sufrieron robos de datos. El ministerio de Relaciones Exteriores chino rechazó el informe y pidió a Estados Unidos que dejara de “exagerar sobre las cuestiones de ciberseguridad”.

Acuerdo mutuo

Pero en los últimos días se logró un respiro y una evidente distensión entre estos dos gigantes, luego de que los gobiernos respectivos decidieran crear un grupo de trabajo sobre la seguridad informática.

Eso, al menos, fue lo que anunció el pasado fin de semana el secretario de Estado norteamericano, John Kerry, quien desde Pekín aseguró que “cada país tiene interés en proteger su población, sus derechos y sus infraestructuras” y añadió que “nos hemos puesto de acuerdo para crear inmediatamente un grupo de trabajo sobre la seguridad informática”, agregó.

“La seguridad informática afecta a todo el mundo. Concierne a los aviones en el cielo, los trenes en sus raíles, el flujo de agua que pasa por las presas, las redes de transporte, las centrales eléctricas, el sector financiero, los bancos, las transacciones financieras, todos los aspectos de las naciones modernas”, explicó a los medios del mundo el responsable estadounidense.

Fuente