domingo, 31 de marzo de 2013

La tecnología que se usa en casa, ahora también en el trabajo




El uso de las redes sociales en el trabajo aumenta la productividad.

Hace cuatro años, una encuesta de la firma de seguridad informática ScanSafe indicaba que las empresas restringían, con cada vez más frecuencia, el acceso de sus empleados a las redes sociales. Más precisamente, ese relevamiento de 2009 mostraba un incremento en un 20% en esa decisión empresarial y esgrimía fundamentalmente una justificación: "Reducir problemas de productividad".
Unos años después, esa cultura empresarial es arrasada. Y esto no se debe sólo al peso de los más de 1000 millones de usuarios activos que Facebook, la red social más popular, tiene en el mundo o a la posibilidad que ofrece un smartphone a un empleado para postear lo que quiera, cuando quiera y desde el lugar que quiera, incluso la oficina, en su red social favorita.
Lo más atractivo es que -irónicamente- las redes sociales cooptan el modelo de organización del trabajo con el fin de hacerlo más productivo. Para producir más y mejor se acentúa una forma de trabajar compartiendo, colaborando, comentando o chateando (verbos resignificados por la nueva ola tecnológica) sin limitaciones temporales o geográficas, y a través de plataformas que funcionan en Internet. Para deleite empresarial, este modelo es más barato.
Según datos del científico investigador del MIT Andrew McAfee, difundidos por Google, un negocio con 16 a 100 computadoras, ciertamente una pyme, puede esperar un ahorro de 37% de sus costos al mudarse a la nube. Esto sin modificar la cantidad de personas que trabaja en el departamento de IT. Además, los nuevos sistemas suelen permitir la integración de herramientas y mayor seguridad.
"Es como familiar, es como lo que hacés en tu casa", afirma Damián Campagnolle, vocero de la empresa Hunter Douglas, compañía multinacional dedicada al diseño y fabricación de cielos, revestimientos y cubiertas para explicar cómo las herramientas de la vida privada llegan al mundo del trabajo.
La firma optó hace dos años por la tecnología de Google. "Tenemos varios archivos en el Google Drive [el sistema de almacenamiento de archivos online] y compartimos mucha información. Ya no usamos los pendrives cuando viajamos. Además podemos estar editando al mismo tiempo un documento acá y en México, agregando y compartiendo la información con determinado permisos."
Google ofrece además el Gtalk (chatear, realizar llamadas) o la posibilidad de hacer un hangout (videoconferencia compartida de hasta 10 usuarios). "El Gtalk se da muy bien con los celulares y nos bajó mucho la cantidad de llamadas. Las comunicaciones entre nosotros ahora son tipo tuits", cuenta Campagnolle.
Google cobra US$ 50 por año por usuario por todos los servicios de su plataforma. Pero además habilita la posibilidad de usar la red social Google+ de manera customizada y segura en la empresa. "Esto ofrece herramientas colaborativas, en un entorno social integrado, con la posibilidad de organizar videoconferencias entre varias personas y compartir diferente flujo de información con varios equipos de trabajo", explica Ezequiel Singer, gerente de Ventas de Canales para Google Apps para América latina. "A veces los procesos tecnológicos son más avanzados en los hogares que en el trabajo. Hoy la gente quiere trabajar como vive. Y por eso muchos empleados reclaman a sus gerencias estas herramientas", agrega sobre la tendencia.
Microsoft también observa este cambio de paradigma. En junio último adquirió Yammer por US$ 1200 millones. Se trata de una red social empresarial. Se utiliza para comunicaciones privadas entre empresas o para armar grupos de empleados dentro de una misma organización. "Es básicamente un Facebook para empresas -cuenta Ezequiel Glinsky, director de Productividad para Microsoft Argentina y Uruguay-. Sirve para compartir archivos, poner el clásico me gusta o ir colaborando en la construcción de ideas. Además tiene baja necesidad de soporte, algo muy bueno para pymes. Mejoras en productos o políticas de RR.HH. se discuten en Yammer o en reuniones virtuales."
"Hemos iniciado la implementación de portales de colaboración para varias áreas y procesos de negocios", cuenta Jorge Civano, gerente de Sistemas de Orígenes. "Habilitamos de manera más eficiente el teletrabajo y simplificamos la administración de todo lo relacionado con el e-mail, calendario, la mensajería instantánea, las conferencias y el Office Web Apps", completa Claudia Rodríguez Andrade, gerente de Marketing y Comunicación de Orígenes. Los productos más ligados a las soluciones de management empresarial también están integrándose al social business o a la información contextual. "Hay un beneficio para el negocio porque la gente está más conectada y se pueden crear equipos de trabajo entre integrantes diferentes, pero cuyas funciones se relacionan en puntos clave", dice Fernando Barilari, director de Infor Cono Sur, competidora a nivel mundial de Sap y Oracle. "No hay curso de Facebook o Twitter. Es intuitivo. El empleado necesita estas herramientas para mejorar la calidad de su trabajo", concluye.